logo Fundación Gustavo BuenoFundación Gustavo Bueno

 
SDCMMXIX

José González Tejada, Historia de Santo Domingo de la Calzada, Abrahán de la Rioja (1702)

 
portada  libro Historia de Santo Domingo de la Calzada, Abrahán de la Rioja, Madrid 1702

Historia de Santo Domingo de la Calzada, Abrahán de la Rioja, Patrón del Obispado de Calahorra, y la Calzada. Y noticia de la fundación, y aumentos de la Santa Iglesia Catedral, y Ciudad nobilísima de su nombre, sus hijas.

Compuesta por el doctor don José González Tejada, Colegial mayor, que fue de Santa Cruz de Valladolid, Canónigo Magistral de las Santas Iglesias de Palencia, y Santo Domingo de la Calzada, electo Obispo de Durango, en la Nueva Vizcaya de las Indias. Y al presente Canónigo de la Santa Iglesia de Toledo, Primada de las Españas, y Examinador Sinodal de su Arzobispado.

Conságrala al eminentísimo señor, el señor Cardenal don Luis Manuel Portocarrero, Arzobispo de Toledo, Primado de las Españas, Gobernador de los Dominios Españoles, Canciller Mayor de Castilla, del Consejo de Estado de su Majestad, &c. Con Privilegio. En Madrid: por la Viuda de Melchor Álvarez. Año de 1702.

——

 
Índice

Al Eminentísimo Señor Cardenal D. Luis Manuel Portocarrero, Arzobispo de Toledo, Primado de las Españas [v-xii]

Aprobación del R. P. Fr. Mateo de Anguiano [xiii-xx]

Censura del Doctor Don Bernardo de Portilla [xxi-xxiii]

Licencia del Ordinario [xxiv]

El Rey [xxv]

Fe de erratas [xxvi]

Suma de la tasa [xxvii]

Prólogo y protestación del autor [xxviii-xxxii]

Libro primero
De la patria dichosa, padres nobilísimos, nacimiento feliz, vida ejemplarísima, milagros en ella prodigiosos, у muerte venturosa de Santo Domingo de la Calzada.

Capítulo primero. De la naturaleza, y Patria de Santo Domingo de la Calzada · §1 · §2 · §3 · §4, 1

Capítulo segundo. De los padres, nacimiento, y primeros años de Santo Domingo, 18

Capítulo tercero. Va Santo Domingo a estudiar al Monasterio de Nuestra Señora de Valvanera, 24

Capítulo cuarto. Pide Santo Domingo el hábito de San Benito en Valvanera, y no se le dan, 29

Capítulo quinto. Pide Santo Domingo el hábito en el Real Monasterio de San Millán de la Cogolla: No se le dan, y vase en busca de un Ermitaño, 34

Capítulo sexto. Vase Santo Domingo a un desierto, y en él vive cinco años penitente, 39

Capítulo séptimo. Hace Santo Domingo huerta, y viña, y prosigue su Santa Vida en el Desierto, 46

Capítulo octavo. Viene a España San Gregorio Ostiense: mándale Dios a Santo Domingo deje la Ermita, y sea su Discípulo, y Santo Domingo lo ejecuta, 48

Capítulo nono. San Gregorio recibe por su discípulo a Santo Domingo, ordénale de Sacerdote, viven juntos cinco años, predican ambos, y hacen mucho fruto en las Almas, 56

Capítulo décimo. Vuelve Santo Domingo a vivir en el Monte de Ayuela. Desmonta su espesura, y hace una grande Calzada, 65

Capítulo undécimo. Hace Santo Domingo un puente de piedra sobre el Oja, y en él una Ermita de Nuestra Señora. Empieza Dios a obrar muchos milagros por intercesión del Santo, 74

Capítulo doce. Visita Santo Domingo de Silos a nuestro Santo, y alaba mucho sus obras. Refiere la Vida del de Silos, 81

Capítulo trece. Hace Santo Domingo un Hospital para los Pobres, y corta los árboles con una Hoz, 87

Capítulo catorce. Prosigue Santo Domingo la obra del Hospital con sus oficinas, y refectorio: hace en él Capilla de Santa Ana: abre un pozo cerca del Hospital, y por él quieren apedrear al Santo los de Ayuela, 91

Capítulo quince. Hace Santo Domingo huerta, y planta viña, 98

Capítulo diez y seis. Asiste Santo Domingo a los pobres en su Hospital, 100

Capítulo diez y siete. De la gran paciencia que Santo Domingo tuvo en las injurias, que unos pasajeros le hicieron, y del riguroso castigo, que Dios hizo en ellos, 109

Capítulo diez y ocho. Hospeda Santo Domingo, con gran puntualidad, a los Caballeros de Santiago, 114

Capítulo diez y nueve. Hace Santo Domingo donaciones a San Millán de la Cogolla, y a Valvanera: fabrica, y repara los Puentes, desde Logroño, hasta Santiago, y recibe por su Discípulo a San Juan de Ortega, 122

Capítulo veinte. Hace Santo Domingo la Iglesia del Salvador, 126

Capítulo veinte y uno. Hace el Santo su sepulcro en que enterrarse, 136

Capítulo veinte y dos. Acaba el Santo la Iglesia del Salvador, y conságrala el Obispo diocesano, 139

Capítulo veinte y tres. Prosigue Santo Domingo su asistencia a los peregrinos, aunque ya muy viejo, y cansado, 143

Capítulo veinte y cuatro. Refiérense todas las virtudes del Santo en compendio, 146

Capítulo veinte y cinco. Enferma y muere Santo Domingo · §1 · §2 · §3 · §4 · §5, 154

Libro segundo
De los milagros, que obró Dios por intercesión de Santo Domingo, después de su muerte. De los progresos, y aumentos de la Iglesia del Salvador, y grandeza, que ha llegado a tener. Y la fundación, y aumentos de la Ciudad de Santo Domingo de la Calzada.

Capítulo primero. Prosiguen los discípulos de Santo Domingo la asistencia de la Iglesia, y Hospital. Gobiérnanse por Abad, y hácenles muchas donaciones los Fieles, 163

Capítulo segundo. Empiézase la población de Santo Domingo de la Calzada. Prosigue el gobierno de la Iglesia, y Hospital por Abades, hácenles muchas donaciones, y obra Dios por el Santo algunos milagros, 175

Capítulo tercero. Pleitean los obispos de Nájera, y Burgos por la Iglesia de la Calzada. Declárase pertenecer a nuestro Obispado. Prosíguese su gobierno por Abades, y las donaciones de los Fieles prosiguen, 183

Capítulo cuarto. Hácese nueva fábrica en la Iglesia del Salvador, y Santa María: pasa a ser Iglesia Colegial. Prosigue su gobierno por Abades, y Canónigos, 191

Capítulo quinto. Hácese catedral la Iglesia de Santo Domingo, 210

Capítulo sexto. La Santa Iglesia de la Calzada le da el Señorío de la Villa al Santo Rey Don Fernando. Hácese la Villa cabeza de la Merindad de la Rioja: prosiguen sus aumentos, y los de la Santa Iglesia, y los Milagros del Santo, 216

Capítulo séptimo. Asciende la villa de Santo Domingo al Honor y Título de Ciudad: refiérense Milagros del Santo, y otras cosas, 225

Capítulo octavo. Dase noticia del célebre milagro del Gallo, y Gallina · §1 · §2, 236

Capítulo nono. Continúanse los progresos de la Santa Iglesia, y Ciudad de Santo Domingo · §1 · §2 · §3 · §4, 242

Capítulo décimo. Deshácese la unión de las catedrales de Calahorra, y Santo Domingo de la Calzada: los Racioneros enteros de ésta, se hacen Canónigos, y los medio Racioneros ascienden al título de Racioneros, con voto, y preeminencias de tales: y se funda el Convento de San Francisco en la Ciudad de Santo Domingo de la Calzada, 247

Capítulo undécimo. Refiérense otros milagros obrados por intercesión de Santo Domingo, 253

Capítulo duodécimo. Últimos progresos, y estado de la Santa Iglesia, y Ciudad de Santo Domingo, y últimos Milagros obrados por intercesión del Santo, 263

Libro tercero
De los Obispos de Calahorra, y la Calzada, y de otras cosas concernientes, 273

Capítulo primero. De la venida del Apóstol Santiago el Mayor a España, y de su predicación en ella, y sus Discípulos, 274

Capítulo segundo. De los primeros obispos de Calahorra, 292

Capítulo tercero. De los obispos de Calahorra, desde la conversión del Emperador Constantino Magno, siendo el Obispado de Calahorra sufragáneo del Arzobispo de Tarragona, 298

Capítulo cuarto. De la pérdida de España por la invasión tiránica de los Moros. Prosíguese la noticia de los Obispos de Calahorra, 314

Capítulo quinto. Dase noticia de la memorable Batalla de Clavijo, de la fundación de la Orden Militar de Santiago, y de los nobilísimos solares de caballeros, hijosdalgo, Tejada, Vadosera, y la Casa de las Calderas de Pinillos, 322

Capítulo sexto. Prosigue la relación de los obispos de Calahorra, 337

Capítulo séptimo. Prosigue la noticia de los obispos de Calahorra con el título de Nájera, 349

Capítulo octavo. Prosigue la noticia de los obispos. Gánase Calahorra, y se intitulan Obispos de Calahorra y Nájera. Únese a este Obispado el de Álava, 356

Capítulo nono. De los obispos de Calahorra con título también de la Calzada, en cuya Iglesia Catedral pusieron su silla desde este tiempo los Obispos, 378

Capítulo décimo. De los obispos de Calahorra y la Calzada, después que este Obispado fue sufragáneo del Arzobispado de Zaragoza, 382

Capítulo undécimo. De los obispos de Calahorra y la Calzada, siendo este Obispado sufragáneo del Arzobispado de Burgos, 406

Elenco de esta Historia [413-420]

Licencia del Ordinario

El Doct. Don Andrés de Pitillas y Ruesga, Canónigo de la muy Santa Iglesia Primada de esta Ciudad de Toledo, Inquisidor y Vicario General en dicha Ciudad, y su Arzobispado, &c. Por la presente doy licencia por lo que a mi toca, para que se pueda imprimir, e imprima el libro intitulado: Historia de Santo Domingo de la Calzada, compuesto por el señor Doctor Don José de Tejada, Canónigo de dicha Santa Iglesia Primada, por cuanto por mi mandado ha sido visto, y examinado, y no contiene cosa alguna que se oponga a nuestra Santa Fe Católica, y buenas costumbres. Dada en la Ciudad de Toledo a veinte y tres días del mes de Junio, año de mil setecientos y uno.

Doct. D. Andrés de Pitillas.

Por su mandado,
Francisco Diego Salcedo,
Notario.

(José González Tejada, Historia de Santo Domingo de la Calzada, Abrahán de la Rioja, Madrid 1702, página [xxiv].)

El Rey

Por cuanto por parte de vos el Doctor Don José González Tejada, Canónigo de la Santa Iglesia de la Ciudad de Toledo, se nos hizo relación habíades compuesto un Libro, intitulado: Historia de Santo Domingo de la Calzada. Y porque deseábades darle a la Estampa, nos suplicasteis fuésemos servido concederos licencia, y privilegio por diez años para poder hacer la dicha impresión, y que otra ninguna persona le pudiese imprimir sin vuestra licencia: Y visto por los del nuestro Consejo, y como por mandado de los de él se hicieron las diligencias, que en la Pragmática, últimamente hecha sobre la impresión de los Libros, se dispone, se acordó dar esta nuestra Cédula en la dicha razón, y lo tuvimos por bien. Por la cual os damos licencia, y facultad para que por tiempo de diez años primeros siguientes, que han de correr, y contarse desde el día de la fecha de esta nuestra Cédula en adelante, vos, o la persona que tuviere vuestro poder, y no otra alguna, podáis imprimir, y vender el dicho Libro, de que va hecha mención par el original, que se vio en el nuestro Consejo, que va rubricado, y firmado al fin de Don Bernardo de Solís, nuestro Secretario, Escribano de Cámara, de los que en él residen; con que antes que se venda se traiga ante los del nuestro Consejo, juntamente con el dicho original, para que se vea si la dicha impresión está conforme a él, y traigáis fe en pública forma, como por Corrector por Nos nombrado se vio, y corrigió la dicha impresión. Y mandamos al Impresor, que imprimiere el dicho Libro, no imprima el principio, y primer pliego, ni entregue mas de un solo Libro con el original al Autor, a cuya costa le imprimiere, y no otro alguno, para efecto de la dicha corrección, hasta que primero esté corregido; y tasado el dicho Libro por los del nuestro Consejo: Y estándolo así, y no de otra manera, pueda imprimir el dicho principio, y primer pliego, en el cual seguidamente ponga esta licencia, y privilegio, y la aprobación, y erratas, pena de caer, y incurrir en las penas contenidas en la Pragmática; y leyes de estos nuestros Reinos, que sobre ello tratan. Y mandamos, que durante el tiempo de los dichos diez años, persona alguna sin vuestra licencia, no le pueda imprimir, ni vender, pena, que el que le imprimiere, haya perdido, y pierda todos, y cualesquier Libros, moldes, y aparejos, que tuviere del dicho Libro; y mas incurra en pena cincuenta mil maravedís, la cual dicha pena sea la tercia parte para nuestra Real Cámara, y la otra tercia parte para el Juez, que lo sentenciare, y la otra para el denunciador. Y mandamos a los del nuestro Consejo, Presidente, y Oidores de las nuestras Audiencias, Alcaldes, Alguaciles de la nuestra Casa, y Corte, y Chancillerías, y a todos los Corregidores, Asistente, Gobernadores, Alcaldes Mayores, y Ordinarios, y otros Jueces, y Justicias cualesquier de todas las Ciudades, Villas, y Lugares de estos nuestros Reinos, y Señoríos, que guarden, y cumplan, y hagan guardar, y cumplir esta nuestra Cédula, y todo lo en ella contenido, contra el tenor, y forma de lo susodicho, no vayan, ni pasen, ni consientan ir, ni pasar, ni que se vaya, ni pase por ninguno de ellos en manera alguna. Dada en la Villa de Madrid a trece días del mes de Julio del año de mil setecientos y uno. YO EL REY. Por mandado del Rey nuestro señor. Don Juan de Corral.

(José González Tejada, Historia de Santo Domingo de la Calzada, Abrahán de la Rioja, Madrid 1702, página [xxv].)

Fe de erratas

Fol. 5, lin. 4: Tuscia, lee a Tuscia. Fol. 9, lin. 21: Cogulla, lee Cogolla. Fol. 22. marg.: Filipi, lee Filón. Fol. 24, marg.: 17. 12. Fol. 28, lin. 44: Acio, lee Ocio. Fol. 29, marg.: 35. 34. Fol. 41, lin. 32: Homella, lee Homilla. Fol. 48, marg.: confusum, lee concussum. Fol. 47, marg.: sub. iuvit, lee sub-iunxit. Fol. 59, lin. 4: al que, lee el que. Fol. 60, marg.: definerit, lee definiret. Fol. 60, marg.: alvi, lee alivi. Fol. 78, lin. 25: Pundera, lee Pondara. Fol. 72, lin. 15: Aloaa, lee a Tosa. Fol. 73, lin. 15: el Silos, lee el de Silos. Fol. 82, lin. 51: Navarra, lee Nájera. Fol. 101, lin. 11: lo estaba, lee lo está. Fol. 116, lin. 49: inconcessa, lee inconcusa. Fol. 123, marg.: sceno, lee scemeno. Fol. 123, marg.: meae, lee animae meae. Fol. 124, lin. 45: conducir, lee concluir. Fol. 129, lin. 16: estralo, lee estarlo. Fol. 138, lin. 11: a lo que, lee a la que. Fol. 139, lin. 15: Jerez, lee Jeriz. Fol. 189, lin. 45: Pazmingos, lee Pazuengos. Fol. 194, lin. 44: compuesto, lee compuesta. Fol. 217, lin. 15: Sayonto, lee Sascón. Fol. 231, lin. 6: dejaron, lee dijeron. Fol. 232, lin. 47: al fin, lee el fin. Fol. 246, lin. 40: se estuviesen, lee se estuvieron. Fol. 250, lin. 20: expuestos, lee expuesto. Fol. 278, lin. 28: Calente, lee Calense. Fol. 279, lin. 15: Theodo, lee Theodoro. Fol. 288, lin. 21: antiguo, lee antiguos. Fol. 290, lin. 14: su nombre, lee tu nombre. Fol. 291, lin. 38: vemos, lee vimos. Fol. 293, lin. 25: Pelagio, lee Gelasio. Fol. 293, lin. 42: Pelagio, lee Gelasio. Fol. 307, lin. 46: Veros, lee Beros. Fol. 308, lin. 51: Bilevio, lee Bilivio. Fol. 309, lin. 10: Veros, lee Beros. Fol. 317, lin. 25: sasino, lee salido. Fol. 318, lin. 10: oltta, lee olca. Fol. 322, lin. 19: Vieja, lee Bieja. Fol. 332. lin. 52: Axamel, lee Axamil. Fol. 338, lin. 42: Camiela, lee Camila. Fol. 332, lin. 44: Camelos, lee Camilos. Fol. 342. marg.: compararum, lee campanarum. Fol. 345, lin. 55: Atacil, lee Arecil. Fol. 342, marg.: Calabria, lee Cantabria. Fol. 365, lin. 52: Cameros, lee Camberos. Fol. 382, lin. 23: de Lima, lee de lana. Fol. 387, lin. 39: Valvanera, lee Valcuerna. Fol. 387, lin. 53: bizarros, lee bizarro. Fol. 389, lin. 41: Blisea, lee Vlisea.

Este Libro intitulado: Vida, y Milagros de Santo Domingo de la Calzada, compuesto por Don José González de Tejada, Canónigo de la Santa Iglesia de Toledo, con estas erratas corresponde a su original. Madrid 27, de 1702.

Lic. D. José Bernardo del Río y Cordido,
Corrector General por su Majestad.

(José González Tejada, Historia de Santo Domingo de la Calzada, Abrahán de la Rioja, Madrid 1702, página [xxvi].)

Suma de la tasa

Don Bernardo de Solís, Secretario del Rey nuestro señor, y su Escribano de Cámara de los que residen en el Consejo, certifico, que habiéndose visto por los Señores del un libro intitulado: VIDA, Y MILAGROS DE SANTO DOMINGO DE LA CALZADA, compuesto por el Doct. Don José González de Tejada, Canónigo de la Santa Iglesia de Toledo, que con licencia de los dichos Señores del Consejo ha sido impreso, tasaron a seis maravedís cada pliego de dicho libro, el cual parece tiene ciento y tres, sin principios, ni tablas, que al dicho respecto monta seiscientos y diez y ocho maravedís, y a este precio mandaron se venda; y que esta certificación se ponga al principio de cada tomo; y para que conste, lo firmé. En Madrid a 27 días del mes de Marzo de 1702 años.

D. Bernardo de Solís.

(José González Tejada, Historia de Santo Domingo de la Calzada, Abrahán de la Rioja, Madrid 1702, página [xxvii].)

 
Santo Domingo de la Calzada