El Basilisco


El Basilisco, número 13

Imprima esta página Avise a un amigo de esta página

 
El Basilisco, número 13, noviembre 1981-junio 1982, página 62

Santiago González Escudero

«Raíces y elementos en Empédocles»

El Basilisco, número 13, noviembre 1981-junio 1982, páginas 62-69.

Nos proponemos en este artículo el comprobar si los conceptos de «raíces» y «elementos» responden al mismo contenido, en el que tan sólo, si cabe, pueda entenderse que se trata de una doble consideración (que por ejemplo podría tratarse de que cuando se les considera desde su origen se les llama raíces, y en cambio cuando lo pertinente es su combinación se les llama elementos), o bien, por el contrario, revelan conceptos diferentes o siquiera dos aspectos funcionales caracterizados de distinto modo.
Por otra parte hemos de tener en cuenta que Empédocles no establece esta diferenciación y el nombre de elemento (stoicheion), según Simplicio (Fís. 7, 12), no se usó hasta Platón, si bien el verdadero concepto de elemento lo tenemos en Demócrito cuando señala los diferentes átomos y utiliza como modelo las letras del alfabeto, que es en realidad de donde arranca el término stoicheion. En la edición de Gredos (tomo II, pág. 176) se señalan las diferencias entre lo que entiende Aristóteles por elemento y las raíces de Empédocles, sin embargo nos parece que se toma demasiado generalizado el concepto de raíces en Empédocles, cuando en realidad, como vamos a demostrar, se diferencian perfectamente lo que denomina raíces puras y lo que pasa luego a ser raíces combinatorias. En este sentido las raíces de Empédocles cumplen perfectamente las características de los elementos aristotélicos e incluso se puede decir que constituyen el auténtico valor de los elementos, del que carecen por completo los átomos de Demócrito, aunque de ellos se derive el nombre.

Facsímil del original impreso de este artículo en formato pdf

 

Fundación Gustavo BuenoFundación Gustavo Bueno

Fundación Gustavo Bueno