logo Fundación Gustavo BuenoFundación Gustavo Bueno

 

El Basilisco
El Basilisco, revista de filosofía fundada en 1978 por Gustavo Bueno
 


El Basilisco, número 13, noviembre 1981-junio 1982, página 12

Gustavo Bueno

Psicoanalistas y epicúreos. Ensayo de introducción del concepto antropológico de 'heterías soteriológicas'

El Basilisco, número 13, noviembre 1981-junio 1982, páginas 12-39.

El Psicoanálisis o, si se prefiere, el «Movimiento psicoanalítico» (die psychoanalitische Bewegung), ha llegado a ser, entre otras muchas cosas, una institución, en el sentido en que éste término suele ser utilizado en el vocabulario histórico-sociológico, pero también en un sentido muy próximo al del vocabulario estrictamente jurídico. Su origen, como tal institución, habría que ponerlo acaso, no ya en 1895 (Estudios sobre la Histeria), ni siquiera en 1900 (La interpretación de los sueños) –fechas que, sin embargo, son altamente significativas en una Historia de las Ideas psicoanalíticas– sino en 1902, fecha de la primera reunión (Freud, Adler, Kaham, Reitler, Stekel) de la «'Sociedad Psicológica de los Miércoles» que inauguró sus sesiones (por convocatoria de Freud, pero a instancias de Stekel) en la misma casa de la Bergase de Viena en la que Freud vivía. La institución se consolida como tal cuando los diferentes grupos de psicoanalistas constituidos en otras ciudades (en 1907, el Grupo de «Gentiles» –i.e. no judíos, Jung, Binswanger– de Zurich; en 1908, el grupo de Abraham, en Berlín; &c.), junto con el propio grupo de Viena, se reúnen en Salzburgo (equidistante de Viena y de Zurich) en 1908 y en Nuremberg en 1910, tomando la forma de la Asociación Psicoanalítica Internacional, cuyo primer presidente fue C. G. Jung (aunque siguiendo las indicaciones de Freud). Pero tambien pertenece a la historia de la institución la fundación por Freud, antes de la Primera Guerra Mundial, y después de la «secesión» de Adler, Jung y Stekel, de un Comité Secreto («la existencia y las acciones de ese Comité tendrían que ser rigurosamente secretos»), cuyos «síndicos» (σύνδικοι) –llamémoslos así– habrían sido Rank, Ferenczi, Abraham, Jones y Sachs. La institución se hará verdaderamente internacional (y casi diríamos, ecuménica) a lo largo de todo el primer cuarto de siglo, sin por ello perder nunca la voluntad de excluir a todo aquel que pretendiese practicar un psicoanálisis «libre» (salvaje, silvestre). En 1929, por ejemplo, la Asociación Médica Británica.

→ Facsímil del original impreso de este artículo


El Basilisco · índices · historia · normas para los autores · suscripciones · pedido de ejemplares impresos